Comentar (0)Compartir coche EnviariCalCompartir

viernes 23 de octubre de 2020 - 18h

Actividad de calle en defensa de la Soberanía Alimentaria

"Tener una alimentación saludable es nuestro derecho y es, a la vez, nuestra lucha."

El movimiento internacional Vía Campesina es quien se ha inventado este término de Soberanía Alimentaria. Es decir que no han sido ni gobiernos, ni universidades, ni periodistas. Ha sido la coordinación, el debate, la confluencia del movimiento campesino quien ha tenido el feliz acierto. Un concepto, una definición, una propuesta que ya es aceptada universalmente. Es distinta de la «seguridad» alimentaria y la complementa a favor de la gente. A favor de la alimentación sana, a favor de la tierra, de las semillas, del clima y de la vida. Contra el hambre que produce el capitalismo.

Soberanía Alimentaria no es un concepto abstracto: Ya se está poniendo en práctica en miles de lugares. No se necesita permiso del gran capitalismo, sino todo lo contrario, confronta al agronegocio, a los acaparadores de tierras, a los envenenadores, a los usurpadores de derechos del campesinado. Desde 1996, millones de campesinas y campesinos de todo el mundo, de pueblos indígenas, de comunidades pesqueras, de pueblos nómadas y pastores, y de trabajadoras y trabajadores del campo y sin tierra, articulados en la Vía Campesina, pusieron encima del tapete internacional el contrapunto de la Soberanía Alimentaria.

La Soberanía Alimentaria supone el derecho de los pueblos, comunidades y países a definir sus propias políticas alimentarias, que sean ecológica, social, económica y culturalmente apropiadas a sus circunstancias, reclamando la alimentación como un derecho. A la globalización de la miseria y la desigualdad, la Vía Campesina opone la internacionalización de la lucha y la esperanza.
Gracies a la presión y a la llucha de les comunidaes campesines de tol mundu, la ONU aprobó la declaración sobre los derechos del campesináu y d'otres persones que trabayen nes zones rurales.

Ye una reconocencia histórica que, sicasí, nun igua tol dañu causáu a la población campesina, encargada de producir la mayor parte de los alimentos que caltienen la nuesa vida, anque ye esfamada, invisibilizada y primida. El campesináu ve cada vez más frayaos los sos derechos básicos. Esta situación de vulnerabilidá ta enforma rellacionada con constantes violaciones de los derechos humanos como son: espropiación de tierres, desagospios forzosos, discriminación y violencies machistes, dificultá d'accesu a la tierra, baxos ingresos y alloñamientu de los medios de producción, protección social insuficiente y criminalización de los movimientos que defienden los derechos de les persones que trabayen nes zones rurales en tol mundu.

Les empreses tresnacionales d'estracción de recursos naturales, producción agroindustrial intensiva, construcción de grandes infraestructures y otres actividaes destructives invaden los territorios y frayen el derechu a la vida de les comunidaes que viven de la tierra. Les grandes consecuencies de l'actividá desendolcada por estes empreses queden impunes.

Asturies ye un exemplu d'esti procesu de destrucción al que se ve sometíu'l nuesu campu, como consecuencia d'unes polítiques dictaes en despachos pesllaos de ciudaes axenes a la realidá de la producción agraria. Lxs campesinxs asturianxs desapaecen o sobreviven a base de grandes esfuercios. L'aire del centru de la rexón ye irrespirable, los pueblos desaníciense por abandonu, les quemes afaren el territoriu, esmantélense les comunicaciones y tresportes públicos que xunen les zones rurales, demientres que s'invierte n'autovíes y obres faraóniques qu'aisllen los pueblos. Cuanto más avacaos tean los territorios rurales y más segregada la so población, menos sedrá la resistencia y la oposición a megaproyectos de mines a cielu abiertu, gasoductos, térmiques, autopistes y trenes d'alta velocidá que tresformen violentamente l'entornu rural y campesín.

La respuesta de les organizaciones campesines de tol mundu xuníes na Vía Campesina ye la llucha pola soberanía alimentaria.

Les muyeres son centrales nesta llucha y la soberanía alimentaria faila posible la resistencia cotidiana de muyeres que curien los nuesos cuerpos y los nuesos territorios. Pa tresformar el modelu económicu afogadizu que se sostién sobre'l llombu de muyeres invisibilizaes hai que poner los cuidaos nel centru, asumiendo toles persones la prioridá de los trabayos asociaos al caltenimientu de la vida. Devolver los cuidaos a la comunidá y resistir a la economía capitalista ye una revolución feminista.

Poro, p'avanzar hacia la soberanía alimentaria faise fundamental l'apoyu decidíu a la producción agroecolóxica llocal. N'Asturies fai años que va afitándose una rede de pequeñxs productorxs que, magar les dificultaes crecientes, lluchen por caltener unes formes d'economía y de vida que-yos permitan siguir viviendo de cautivar y curiar el terruñu.

Pela parte de lxs consumidorxs ye necesario tomar conciencia de lo que cuesta esti tipu de producción, y mercar productos y de temporada per venta directa, en mercaos llocales, organizándose en grupos de consumu. Productos derivaos del trabayu de campesinxs que caltienen el mundu rural vivu, cuidando del entornu y conservando les tradiciones culturales y los saberes populares. El consumu responsable ye una forma de sofitar les lluches campesines.

La soberanía alimentaria hace un sustancial aporte a las urgentes respuestas frente a la emergencia climática; los modelos agroalimentarios hegemónicos contribuyen de forma importante al calentamiento global y la amenaza que representa por sus emisiones de Gases de Efecto Invernadero, sus impactos ya reales afectan especialmente a las comunidades y países más castigados cuando paradójicamente son los que menos emisiones realizan.

La Vía Campesina fue pionera en la denuncia del cambio climático y sus consecuencias, y uno de los principales agentes de la creciente movilización social por una transición ecológica y social justa, para lo que la soberanía alimentaria es uno de los pilares básicos, tal como indica uno de sus lemas: la agricultura campesina enfría el planeta.

* Exijamos a las autoridades locales que apoyen la producción local de alimentos y compra alimentos en los mercados locales. ¡Juntxs podremos reforzar nuestros sistemas locales de alimentos!

*

* Demandemos al gobierno para que priorice la Soberanía Alimentaria en sus políticas públicas y para que implemente la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de lxs Campesinxs y de Otras Personas que Trabajan en las Zonas Rurales .

¡Que Viva la Soberanía Alimentaria, la comida sana, el derecho a la tierra, las semillas, los recursos naturales y los bienes que nos son comunes!.

Origen : mensaje recibido el 18 octubre 09h